El huercalense D. Ginés García Beltrán, nombrado nuevo obispo de Guadix

La Santa Sede ha hecho público hoy que el Papa Benedicto XVI ha nombrado obispo de Guadix, al sacerdote andaluz Ginés García Beltrán, en la actualidad párroco de la iglesia de San Sebastián en la ciudad de Almería, defensor del Vínculo en el Tribunal Eclesiástico y canónigo de la Catedral, y hace unos años fue vicario general de dicha diócesis andaluza.
Mons. Ginés Beltrán sucede una Mons. Juan García-Santacruz Ortiz, hasta ahora obispo de Guadix, cuya renuncia ha sida aceptada por el Papa al cumplir los 75 años de edad, el 11 de enero de 2008, en conformidad con el canon 401, párrafo 1, del Código de Derecho Canónico.
Se da la circunstancia de que Mons. Ginés García Beltrán hace el número 120 de los antiguos alumnos de Pontificio Colegio Español de Roma que es elevado al Episcopado.

Párroco, defensor del Vínculo y canónigo de la Catedral de Almería

Nacido el 3 de octubre de 1961 en Huércal-Olivera (Almería), Mons. Ginés García Beltrán pertenece desde su ordenación en 1985 al clero de la diócesis de Almería. Es licenciado en Ciencias Eclesiásticas por la Facultad de Teología de Granada y licenciado en Derecho Canónico por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma.
En cuanto a su actividad pastoral, Mons. Ginés García Comenzó siendo párroco de Santa María de Mojácar (1987-89), y continuó de Santa María de la Rioja, capellán de las Religiosas de la Divina Pastora (1993-1994) y de Santa María de los Ángeles de Almería y Arcipreste del Arciprestazgo n º 2 de la capital almeriense (1994-1996).

Con gran experiencia de gobierno y cargos diocesanos

A nivel diocesano, ha desarrollado su trabajo como promotor de Justicia y Defensor del Vínculo en el Tribunal Diocesano, vicerrector y director espiritual del Seminario Menor Diocesano, delegado episcopal en el Colegio Diocesano de San Ildefonso, vicepostulador de la Causa de beatificación del Cura Valera; rector del Instituto Teológico de San Indalecio de Almería, (1996-1999), promotor de Justicia en el Proceso de beatificación de los Mártires de Almería, delegado episcopal para el Sínodo Diocesano); vicario general de la diócesis de Almería y moderador de la Curia Diocesana (1996-2005), miembro del Consejo del Presbiterio del Consejo de Pastoral de la Comisión para el Clero. También ha sido profesor de Religión en el Instituto Alhadra y de Derecho Canónico en el Seminario Diocesano.